Las máscaras del miedo

Los miedos viven en lo que nos decimos, en nuestra conversación interna y, en ocasiones, no se manifiestan claramente como tales. Son pícaros, usan disfraces.

 
 
 
 
 
 
 
 
Hay cosas que nos decimos que esconden un miedo subyacente y es éste el que nos está frenando para actuar. Algunas de estas máscaras pueden ser:
Estoy cansad@
Esto no es para mí
Me resulta difícil
No voy a poder
No me van a dar las fuerzas
No tengo tiempo
Las circunstancias no me lo permiten
Mejor lo pienso un poco más
No puedo comprometerme
No voy a lograrlo
Lo dejo para después
Esto es mucho para mí
No entiendo
Me cuesta decidirme
Me van a decir que no
No me atrevo
¿Te escuchaste alguna vez diciéndote alguna de estas frases?
El miedo es útil para protegernos cuando puede haber algún peligro. ¿Y si ese peligro fuera solo una ilusión?
Cuando logras disolver el miedo, tu mundo cambia, se enriquece y se abren nuevas posibilidades.

Comparte

Deja un comentario