Aprender a decir "NO"

Un “NO”, dicho en el marco adecuado y de buena manera, es una declaración poderosa que pone un límite al otro y afianza, afirma, de algún modo nuestra personalidad.
Hay personas a las que dar respuestas negativas supone un esfuerzo porque están empeñados en caer bien, en resultar tolerantes, comprensivos, amables y diligentes. Estas personas, los del “SI” fácil, se encuentran a veces llenos de compromisos que hubieran preferido evitar.

Algunas personas sufren cada vez que se quieren negar a algo, bien sea por miedo a defraudar las expectativas de otros, bien por temor a no dar “la talla” o porque de algún modo les genera culpa. Se trata, en definitiva, del miedo a no ser valorados y queridos. La necesidad de ser valorados, atendidos y tenidos en cuenta, puede llevar a estas personas a mostrar una constante disponibilidad a todo, lo que los sume en una dependencia no sólo de los demás, sino de esa imagen desde la que actúan, dejando de ejercer su derecho a “no”.

Esa dependencia dificulta su evolución personal, dinamita su autoestima e imposibilita el libre ejercicio de la responsabilidad, que propicia unas saludables y equilibradas relaciones de interdependencia con los demás, en las que dice “sí” cuando quiere si, y en las que dice “no” cuando considera que es la respuesta adecuada.
Una confusión muy frecuente se produce entre las personas y las propuestas que hacen las personas. Por ejemplo, un colega me invita a dar una conferencia en un hospital y yo le digo –”no, gracias, mi agenda está completa hasta…- “a lo que le estoy diciendo “NO” es a la propuesta que me hizo el colega y no a mi colega como persona.
En ocasiones, si tenemos interés en la propuesta que otro nos hace, podemos responder con una nueva propuesta. En el ejemplo anterior, podríamos responder “Mira, en este momento mi respuesta es no. Tengo mi agenda completa hasta dentro de dos meses. Si es posible postergar la conferencia, con gusto la puedo dar a mediados de diciembre.”

Aprender a decir “NO” es darle valor
a nuestra libertad interior de elegir.

Agrega un comentario