Si pensás y actuás como riñón, estás perdido

Cuando una persona tiene una hemorragia importante, pierde mucha sangre, el riñón detecta una menor llegada de sangre y reacciona reteniendo agua y sal. Esto es, fabrica menos orina. Esta respuesta es obviamente útil y está destinada a “compensar” la menor cantidad de sangre que recibe.

Ahora bien, cuando una persona tiene insuficiencia cardíaca, al riñón también le llega menos sangre (porque el corazón bombea menos sangre). Y el riñón reacciona de la misma forma que en el caso de la hemorragia, reteniendo agua y sal. Esta respuesta a un “supuesto” cambio del volumen de sangre no solo inútil sino inadecuada y perjudicial para el corazón, para los pulmones y para el organismo en su conjunto.

En las últimas décadas, uno de los protagonistas sin duda ha sido, y es, el famoso “cambio”. Sabemos que todo cambia, que nada es para siempre, que nadie se baña dos veces en el mismo río, como dijo Heráclito, etc. etc. Sin embargo, a la hora de interpretar esos cambios y de actuar en consecuencia, es necesario ampliar el foco de observación, evaluar un poco más allá de lo supuestamente obvio y evidente: es imprescindible una mirada sistémica, pensar “en grande” y no solo en la pequeñez del entorno cercano. Es necesaria una reflexión profunda.

Si actuamos con la “miopía renal”, respondiendo a los cambios siempre de la misma manera, de acuerdo con nuestros supuestos y creencias, en ocasiones acertaremos y todo irá bien, pero en otras, podemos obtener resultados desfavorables y hasta catastróficos.

Esta es una metáfora “orgánica” para ilustrar la necesidad de revisar en forma periódica nuestros modelos y creencias. Algunos son muy útiles para actuar y movernos en el día a día. Otros son disfuncionales y es preciso revisarlos y modificarlos. En eso radica la flexibilidad indispensable para adaptarnos de manera efectiva a los cambios.

Please follow and like us:

Cuotas más caras con menos prestaciones

Luego de varios años con las cuotas quasi congeladas, las empresas de medicina prepaga en Argentina recibieron autorización del actual gobierno para realizar ajustes. Si bien estos incrementos en las cuotas son escalonados, el resultado final hoy por hoy son montos muy onerosos para una gran parte de la clase media del país.

Por un lado es comprensible que dado el aumento de los costos en salud, desde medicamentos y sueldos hasta equipos e insumos, las empresas necesiten aumentar las cuotas para evitar descapitalizarse y sostener el servicio que prestan. Sin embargo, en algunos casos, a fin de bajar costos, hay empresas que están “recortando” prestaciones bastante más allá de lo aceptable, no ya para subsistir como empresa sino para aumentar la rentabilidad.

Algunos recortes pasan por entregar menos cantidad de insumos, disminuir la frecuencia de servicios como visitas médicas, sesiones de kinesioterapia, de fonoaudiología, negar prestaciones a pacientes con certificado de discapacidad, entre otros “ajustes”.

De acuerdo con fuentes que me voy a reservar, una de las empresas de medicina prepaga más caras del país está tomando una decisión muy cuestionable. Están informando que los enfermeros no estarán a cargo de la aplicación de anticoagulantes en forma subcutánea sino que deberán ser los familiares/cuidadores quienes deberán realizar la aplicación de heparina a los pacientes que lo requieran. Difícil va a ser explicar a los integrantes de la familia que tienen ellos mismos que aprender a dar inyecciones subcutáneas mientras pagan fortunas por un servicio cada vez más empobrecido. Lamentable.

Please follow and like us:

El recurso del canto

La música llega hondo en las personas y descubrí que es una forma fantástica para “conectar”,  inclusive en los casos difíciles, cuando las posibilidades de comunicación con el lenguaje están muy restringidas.

Una paciente de 80 años, con Enfermedad de Alzheimer avanzada, estuvo sin hablar durante varios días. Había estado internada por una infección y volvió a su casa hecha un trapo. No hablaba y casi no comía. Su agresividad ya no existía, su mirada estaba perdida. Pero esa tarde lluviosa en la que fui a visitarla, el canto hizo la diferencia.

Continuar leyendo “El recurso del canto”

Please follow and like us:

Lo primero no es la salud sino las ventas

Un rato frente al televisor es suficiente para entender que a la gente le están vendiendo una inútil y estúpida guerra contra los germenes comunes. La promoción interminable de productos que matan el “99,9%” de las bacterias y virus no solo es engañosa sino extremadamente perjudicial. “Mirá todos los lugares en dónde podés aplicarlo: en las cortinas, los sillones, las mochilas, las zapatillas…” Comprá, gastá, comprá, gastá, seguí comprando… así vas a ser más feliz, vas a ser una mejor madre, tus hijos serán más sanos y felices (para seguir comprando y gastando…)  Continuar leyendo “Lo primero no es la salud sino las ventas”

Please follow and like us:

Medicina Basada en Evidencias: certezas e interrogantes

La Medicina Basada en Evidencias (traducción poco feliz de Evidence-Based Medicine – Medicina Basada en Pruebas) cobró gran difusión a comienzos de los ’90 de la mano de los doctores David Sackett y Gordon Guyatt, y del Evidence-Based Medicine Working Group” de la Universidad McMaster en Ontario, Canadá.  Quizás el mayor mérito de la MBE es defender una metodología precisa para la evaluación de la información científica y un ordenamiento jerárquico de las evidencias. Aunque los ensayos clínicos controlados de grandes dimensiones o el metaanálisis de ellos se consideran como la mejor fuente para la toma de decisiones terapéuticas, la MBE permite pensar los “niveles de evidencia o certeza”, es decir la fuente real de prueba con la que sustentamos nuestras decisiones cotidianas.[1]

La MBE consiste en el uso consciente, explícito y juicioso de las mejores y más actuales evidencias o pruebas en la toma de decisiones sobre el cuidado de los pacientes. Practicar la Medicina Basada en Pruebas significa integrar la competencia clínica individual con la mejor evidencia clínica externa disponible a partir de la investigación sistemática. La MBE establece criterios para la evaluación de dichas pruebas, siendo los metaanálisis y los ensayos clínicos aleatorizados y controlados los que ofrecen pruebas más sólidas dejando a la opinión de expertos en el último lugar.

Esta clasificación del nivel de evidencias podría plantear una contradicción: los profesionales que  deben seleccionar y aplicar las pruebas sobre la base de su competencia clínica individual son los calificados con el nivel más bajo de evidencia. Cabría preguntarse entonces  ¿La experiencia individual no sirve como prueba y sirve para ser aplicada en una consulta concreta? Tal vez esto tenga alguna influencia en la resistencia que se observa en algunos profesionales a la hora de aplicar la medicina basada en pruebas.

Continuar leyendo “Medicina Basada en Evidencias: certezas e interrogantes”

Please follow and like us:

El marketing entiende más a las personas que la medicina

 

Los médicos están perdiendo de vista el origen de las
decisiones y de los comportamientos humanos.

Estado de situación

Tal como la concebimos en occidente, la Medicina ha realizado avances enormes y ha logrado sin duda extender la expectativa de vida de las personas. En estos avances han contribuido el gran desarrollo de la tecnología y la solidez del método científico, entre otros factores. Sin embargo, todos estos logros resultan insuficientes de alguna manera dada la creciente incidencia de diabetes, obesidad, enfermedades cardiovasculares y cáncer,  solo en parte atribuible al envejecimiento poblacional, y cuya consecuencia es un aumento descontrolado de los costos en salud y de la demanda sanitaria, en una escalada que parecería no tener techo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que en 2008 murieron 17,3 millones de personas por enfermedades cardiovasculares y que en 2030 morirán por esta causa cerca de 23,3 millones de personas, sobre todo por cardiopatías y accidentes cerebrovasculares, y se vislumbra que estas patologías seguirán siendo la principal causa de muerte a pesar de que una buena parte se podrían prevenir.[1]

La International Diabetes Federation (IDF) profetiza que de 366 millones de personas con diabetes en 2011, esta cifra habrá aumentado hasta alcanzar los 552 millones para 2030.[2] Según el Institute for Health Metrics and Evaluation (IHME) en la Universidad de Washington, el número de personas con sobrepeso y obesidad pasó de 857 millones en 1980 a 2100 millones en 2013,[3] y esta tendencia es creciente. La OMS también prevé que el número de nuevos casos de cáncer aumentará en aproximadamente un 70% en los próximos 20 años.[4]

Continuar leyendo “El marketing entiende más a las personas que la medicina”

Please follow and like us:

Apuntes sobre la crisis (I) ¿Dónde nos situamos?

 

En épocas de crisis, la gran protagonista del espectáculo es la incertidumbre, que aparece y reina por doquier, invade nuestros pensamientos y los diferentes espacios que habitamos. Son momentos en los que las personas estamos más inquietas que de costumbre, caminando sobre un filo emocional muy delgado, y que cualquier cosa puede hacernos saltar chispas. Esta sensación de malestar se manifiesta en nuestras relaciones personales, laborales, con amigos, con colegas…

Continuar leyendo “Apuntes sobre la crisis (I) ¿Dónde nos situamos?”

Please follow and like us:

Medicina personalizada vs. generalizada

En España lanzan algoritmos para el tratamiento de las patologías más prevalentes.

La aplicación de los algoritmos de decisión terapéutica corporativos en el sistema de información se implanta para aquellas patologías más prevalentes que representan un “alto impacto social y económico”, como la osteoporosis, artrosis, determinadas patologías digestivas, diabetes, hipertensión arterial, enfermedad obstructiva crónica, asma y algunas patologías a nivel del sistema nervioso central.
Ver artículo:  Éxito en la implantación del primer algoritmo de decisión terapéutica. AVS | El Global (Se abrirá en nueva ventana)

Opinión: Este es un punto de vista a priori, ya que no he tenido acceso al algoritmo. Son los pensamientos que me surgen luego de leer la nota por mi baja tolerancia a las generalizaciones y estandarizaciones.

Lejos de constituir un logro, considero este tipo de prácticas un retroceso para la profesión médica en su conjunto y por varios motivos.
Tratar a los pacientes “en masa”, como si por la patología que padecen fueran todos iguales, lo considero directamente una grosería. El colmo de la despersonalización de la medicina.
Ayuda a los médicos, puede ser, a los que ya no tienen ganas ni de pensar en el paciente que tienen delante.
Por otro lado, contribuye a que los médicos sean cada vez más “comodities”, intercambiables, prescindibles. En la medida en que todos hagan lo mismo, los empleadores podrán cambiar uno por otro sin dificultad.
Y por  último, es otorgarle un voto de confianza a ciegas a los creadores del algoritmo, que bien podrían haber sido “endulzados” por corporaciones farmacéuticas.
Eventual beneficio: evitar una futura demanda por mala praxis porque se procedió de acuerdo con el algoritmo. (Patético).

Pensar que en el curso “Comunicación para Profesionales de la Salud”  hablo de la importancia de empoderar a los pacientes y de su singularidad! Vaya paradoja, cierto? Esto es lo más alejado que he visto de la Medicina Basada en la Persona.

 

Please follow and like us: