Abuso y mal uso de “prazoles”

La aparición en el mercado de los inhibidores de la bomba de protones hacia fines de la década del 80  representó un avance fenomenal para el tratamiento de enfermedades relacionadas con el ácido del estómago. Poco a poco fueron ganando terreno tanto en el ámbito médico como en la cultura popular en todo el planeta.
La consideración del omeprazol y otros (Esomeprazol, Lansoprazol, Rabeprazol, Pantoprazol, Dexlansoprazol, más otro nuevo que es omeprazol con bicarbonato de sodio) como un simple “protector” gástrico libre de efectos adversos y las formulaciones de venta libre dispararon su utilización, de la mano del marketing de la industria farmacéutica. Pero la cuestión es que ni son simples protectores gástricos ni están exentos de efectos adversos.

Lo primero no es la salud sino las ventas

Un rato frente al televisor es suficiente para entender que a la gente le están vendiendo una inútil y estúpida guerra contra los gérmenes comunes. La promoción interminable de productos que matan el “99,9%” de las bacterias y virus no solo es engañosa sino extremadamente perjudicial. “Mirá todos los lugares en dónde podés aplicarlo: en las cortinas, los sillones, las mochilas, las zapatillas…” Comprá, gastá, comprá, gastá, seguí comprando… así vas a ser más feliz, vas a ser una mejor madre, tus hijos serán más sanos y felices (para seguir comprando y gastando…)

Comunicación Efectiva y Duración de las Consultas médicas

 
Hace unos días, en un par de grupos vinculados con la administración sanitaria de la red social LinkedIn, compartimos un video que alude a la disminución de costos y a la mejora de la atención a los pacientes a través de la Comunicación Efectiva. Recibimos varios comentarios alentadores respecto de nuestro trabajo, lo cual nos llenó de satisfacción.

En un comentario, sin embargo,  una profesional con un cargo jerárquico en una empresa de salud opinó que nuestro planteo respecto de la disminución de costos era contradictorio.  Su razonamiento era el siguiente:  “…hay que tener en cuenta que no todos los pacientes nos significan los 15 min. de atención que estipulan los estándares de atención ambulatoria y que exigen los centros privados.  Esto se traduciría en menor cantidad de prestaciones por médico… y aumentarían los costos en la contratación de profesionales.”

Asignaturas pendientes en la carrera de medicina

La formación de los profesionales tiene algunas falencias que obligan a repensar los programas de estudio. Entre estas carencias hay dos en las que el aporte que puede hacer el coaching  adquiere gran relevancia.
Una de estas asignaturas ausentes, increíblemente, en la formación de los médicos y otros profesionales de la salud es la Comunicación.  Las técnicas de coaching ayudan a generar en la consulta un espacio de confianza, imprescindible para empoderar a los pacientes y lograr buenos resultados de las intervenciones terapéuticas.  Entre otros beneficios que la medicina puede obtener del coaching, permite  ayudar a los pacientes a que generen sus propios objetivos, porque son los objetivos propios los que resultan motivadores y no los objetivos del médico.

La segunda carencia formativa de los profesionales de la salud asienta en el terreno emocional. El desarrollo de la inteligencia emocional, del manejo de emociones y de los estados ánimo, es imprescindible para  disfrutar de una buena calidad de vida. La inteligencia emocional ayuda a las personas a automotivarse, a sostener un tratamiento, a pasar a la acción. Y en este campo también el coaching tiene mucho para dar.
En los países desarrollados, el autocontrol y el manejo funcional de