¿Conoces qué son y para qué sirven los Registros Mundiales de Ensayos Clínicos?

Se trata de una iniciativa para evitar sesgos de publicación y el ocultamiento de información.
Cuando la comunidad médica advirtió que diversos intereses podían sortear los filtros metodológicos y los cálculos estadísticos que utiliza la Medicina Basada en Evidencias, y sesgar de esta forma los resultados, fue necesario diseñar otras estrategias que operaran también como compensadoras. En este marco surgió, por ejemplo, el desarrollo de los estándares de publicación.

Qué son y para qué sirven los Estándares de Presentación de Resultados

Un ejemplo: el CONSORT STATEMENT
En ocasiones, los resultados de un estudio pueden ser correctos pero, debido a una mala presentación, pueden conducir a interpretaciones erróneas o confusas. Por otro lado, cuando la presentación de resultados se hace de manera heterogénea, el proceso para comparar los hallazgos de un estudio con los de otro, se complica. Con el objetivo de evitar estos problemas, la comunidad médica ha desarrollado diferentes formas estandarizadas para publicar los resultados de las investigaciones.
A mediados de la década de los 90, se reunieron en Chicago dos grupos dedicados a estudiar la mejor forma de presentar un ensayo clínico controlado que estaban trabajando en forma independiente. Este nuevo grupo quedó conformado por editores de revistas, investigadores clínicos y especialistas en bioestadística. El resultado final que ofrecieron a la comunidad médica fue la elaboración de las Recomendaciones para los Informes de los Ensayos Clínicos (CONSORT), que consiste en una lista de comprobación (checklist) y un diagrama de flujo.
La lista está compuesta por 21 puntos que se refieren principalmente a los métodos, resultados y discusión del informe de un ensayo clínico controlado, identificándose la información necesaria para poder evaluar la validez interna y externa del ensayo, valorándose

Aprender a decir "NO"

Un “NO”, dicho en el marco adecuado y de buena manera, es una declaración poderosa que pone un límite al otro y afianza, afirma, de algún modo nuestra personalidad.
Hay personas a las que dar respuestas negativas supone un esfuerzo porque están empeñados en caer bien, en resultar tolerantes, comprensivos, amables y diligentes. Estas personas, los del “SI” fácil, se encuentran a veces llenos de compromisos que hubieran preferido evitar.

Algunas personas sufren cada vez que se quieren negar a algo, bien sea por miedo a defraudar las expectativas de otros, bien por temor a no dar “la talla” o porque de algún modo les genera culpa. Se trata, en definitiva, del miedo a no ser valorados y queridos. La necesidad de ser valorados, atendidos y tenidos en cuenta, puede llevar a estas personas a mostrar una constante disponibilidad a todo, lo que los sume en una dependencia no sólo de los demás, sino de esa imagen desde la que actúan, dejando de ejercer su derecho a “no”.

Pequeñas decisiones

En la vida tomamos grandes decisiones y en ocasiones nos olvidamos de que son las pequeñas las que nos hacen sostenerlas. Un ejemplo.

Decido alcanzar mi peso ideal. Tengo un plan de alimentación equilibrada y bien balanceada; tengo un plan de ejercicios acordes a mis posibilidades. Hasta allí, todo bien. El tema es implementarlo. Elijo un día para comenzar y ahí estoy, comiendo lo indicado y practicando ejercicio. Me obligo a hacerlo porque tomé la decisión. Al segundo día, aun entusiasmada, continúo con el plan. Al tercer día me levanto y está nublado y… no tengo ganas de salir… Va, por un día que no salga a caminar, no pasa nada… Sigo con la dieta. Al cuarto día llueve… ni loca salgo si llueve… y cuando me quiero dar cuenta, mi plan se fue al diablo. Siempre hay una excusa a la mano para tomarla…

Sobre la Tolerancia y la Aceptación

Dice la RAE que Tolerar  (Del lat. tolerare) quiere decir:
1. tr. Sufrir, llevar con paciencia.
2. tr. Permitir algo que no se tiene por lícito, sin aprobarlo expresamente.
3. tr. Resistir, soportar, especialmente un alimento, o una medicina.
4. tr. Respetar las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias.
“Tolerancia” viene del verbo “Tolerar” y es una palabra peligrosa y ambigua porque engloba significados diferentes dependiendo del contexto en el que se la aplique.  Hacer algunas distinciones en este sentido me parece pertinente por la amplia divulgación que tiene hoy el término.

Parece claro que algunas prácticas son imposibles de tolerar como la violencia, en cualquiera de sus formas, el maltrato, el abuso, por citar algunos ejemplos. Sin embargo, el término es empleado indistintamente en otros contextos. Por ejemplo: tolerar al que es diferente o piensa diferente de mí y ahí radica el peligro. Lo que se tolera se sufre, se resiste, se soporta, porque no queda más remedio, se lo aguanta… hasta que no se lo aguanta más y la cosa explota. Tolerar, desde este punto de vista, consume energía, desgasta.

Médicos y Conversaciones

Las habilidades conversacionales se han convertido hoy en una necesidad para todos los profesionales. Y en la formación académica de los profesionales de la salud esta capacitación se encuentra prácticamente ausente.
Los países desarrollados han advertido esta carencia formativa y actualmente están comenzando a implementar programas de capacitación en comunicación para estudiantes y graduados.  En este enlace puedes ver en PubMed los trabajos que se están publicando en el mundo sobre “effective communication skills”
Tú tienes ahora la posibilidad de participar en el primer curso en español con técnicas de Coaching y de PNL (Programación Neuro-Lingüística) diseñado específicamente para profesionales de la salud. Aprovéchala!
Está auspiciado por la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana, y por la Sociedad Argentina de Nutrición, entre otras instituciones. Faltan 48 horas para el cierre de inscripción de la 2da. edición! Ver más

¿Qué es una persona empoderada?

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Es aquella que timonea su propio barco, el barco de su vida.
Los términos “empoderado”  o “empoderamiento” son traducciones al español de la palabra original en inglés “empowerment”,  muy utilizada en el ámbito del desarrollo personal y profesional. Veamos específicamente de qué se trata.
Una persona empoderada:
• Piensa en forma positiva.
• Elige sus acciones (sin actuar en forma reactiva).
• Actúa en forma efectiva (quiere hacer algo y lo hace)
• Conoce y aprovecha sus recursos y talentos.
• Participa activamente en sus relaciones vinculares (personales, sociales, comunitarias).
• Su mapa del mundo está enriquecido y pleno de posibilidades.
• Respeta las diferencias (No les teme y no necesita imponer “su verdad”).
• Está abierta al aprendizaje y a la reflexión.
• Está comprometida con sus objetivos y metas.
• Elige sus estados de ánimo.
• Es flexible respecto de sus modelos y creencias.
• Tiene una autoestima elevada.
• Organiza sus tiempos.
• Disfruta de los momentos de ocio.
• Vive por “diseño” y no “por default”.

¿Cómo eliges estar hoy?

Todos tenemos días buenos y días no tan buenos. Siempre, desde que nos levantamos, estamos en un “estado de ánimo” determinado y no somos responsables de eso. Simplemente nos sucede. De lo que sí somos responsables es de permanecer en ese estado.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El trabajo de autoconocerse permite, entre otros beneficios, emprender acciones para modificar nuestro estado de ánimo a voluntad, automotivarnos, y alcanzar una vida más plena y satisfactoria.
¿Qué rostro vas a elegir hoy para mirarte en el espejo y para mostrar a los demás? ¿Cómo vas a elegir sentirte hoy?