Lo primero no es la salud sino las ventas

Un rato frente al televisor es suficiente para entender que a la gente le están vendiendo una inútil y estúpida guerra contra los gérmenes comunes. La promoción interminable de productos