El recurso del canto

La música llega hondo en las personas y descubrí que es una forma fantástica para “conectar”,  inclusive en los casos difíciles, cuando las posibilidades de comunicación con el lenguaje están muy restringidas.

Una paciente de 80 años, con Enfermedad de Alzheimer avanzada, estuvo sin hablar durante varios días. Había estado internada por una infección y volvió a su casa hecha un trapo. No hablaba y casi no comía. Su agresividad ya no existía, su mirada estaba perdida. Pero esa tarde lluviosa en la que fui a visitarla, el canto hizo la diferencia.

Gracias a la PNL (Programación Neuro-Lingüística) supe que el canal auditivo para mi paciente era el más importante, y advertí  además que recibía mejor los estímulos cuando se le hablaba del lado derecho. Así que me senté a su diestra, tomé su mano y comencé a cantar un tema de Astor Piazzolla con letra de Horacio Ferrer escrito en 1968: “Chiquilín de Bachín”. El resultado superó las expectativas más optimistas! Levantó la vista, me miró, apretó mi mano, sonrió, y al final habló y aplaudió!  Allí donde ya casi no hay palabras puede haber sonidos.

Te dejo aquí la versión del polaco Goyeneche con el maestro Piazzolla en el bandoneón. Que la disfrutes!!

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *