Lo primero no es la salud sino las ventas

Un rato frente al televisor es suficiente para entender que a la gente le están vendiendo una inútil y estúpida guerra contra los germenes comunes. La promoción interminable de productos que matan el “99,9%” de las bacterias y virus no solo es engañosa sino extremadamente perjudicial. “Mirá todos los lugares en dónde podés aplicarlo: en las cortinas, los sillones, las mochilas, las zapatillas…” Comprá, gastá, comprá, gastá, seguí comprando… así vas a ser más feliz, vas a ser una mejor madre, tus hijos serán más sanos y felices (para seguir comprando y gastando…) 

Lo que no te dicen es lo que pasa con el 0,1% de los bichos que los productos domésticos no matan. El asunto es que éstos proliferan porque no tienen competencia. Es decir, proliferan los microbios resistentes. Además, está comprobado en trabajos científicos que no es necesario invertir en estos productos para poder “tocar el mundo”. No son más eficaces que el jabón de lavar. Alcanza con lavarse las manos con agua y jabón. Punto.

Los hogares no pueden ni deben ser estériles como un quirófano. Los niños deben generar defensas contra los gérmenes comunes. Esto lo sabía bien mi abuelita. Pero hay que vender y en ese afán pareciera que cualquier cosa vale.

Si a esta locura colectiva le sumamos el uso indiscriminado de antibióticos (inclusive para un resfrío común sobre el que no tienen acción alguna), el resultado es una creciente y preocupante resistencia de los gérmenes, no solo en Argentina sino en el mundo entero. Nos vamos a quedar sin antibióticos eficaces y terminaremos muriendo infectados por bichos multirresistentes pero con las manitos limpitas y los pisos brillantes como para chuparlos.

¿Y Las autoridades no saben esto? Sí, por supuesto que lo saben. Pero el consumo está primero en la lista de prioridades, inclusive antes que la salud. Que cada uno saque sus propias conclusiones.

Acá va info de la Organización Mundial de la Salud:

http://www.who.int/antimicrobial-resistance/es/

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *