Empresas de Medicina en Argentina: ¿Qué pueden hacer sus líderes para surfear la crisis y avanzar?

Con un aumento imparable de costos, una rentabilidad en caída libre y en un mercado regulado, enfrentan un desafío sin precedentes.empresas-medicina-png

 

Cuadro de situación

Los costos en salud están creciendo no solo en Argentina sino en todo el mundo. De acuerdo con los resultados de una Encuesta realizada por Towers Watson sobre la tendencia mundial realizada entre noviembre 2013 y enero de 2014, el incremento promedio para el año 2013 fue de 7,9% y se espera que sea un poco más alto para el 2014.[1]

Esta tendencia responde a diversos factores tanto a nivel mundial como local: incorporación de nuevas tecnologías, nuevos medicamentos, un aumento de la demanda de servicios de salud, el incremento de  enfermedades crónicas no transmisibles relacionadas en forma directa con el estilo de vida de las personas, el desplazamiento continuo de la carga asistencial del sistema público al sector privado, entre otros factores.

En Argentina, además de estas tendencias mundiales, se suman tres  factores que contribuyen en gran medida a este incremento constante de los costos: la inflación, la legislación vigente, y la judicialización de la medicina, que afectan en mayor o menor medida a todas las empresas sanitarias.

La inflación aumenta en forma sostenida los gastos principalmente en salarios del personal y en insumos, una parte de los cuales son de procedencia extranjera. En el caso de las obras sociales el factor inflacionario se ve paliado, al menos en parte, porque su financiamiento surge de los aportes de los trabajadores que van acompañando el proceso inflacionario.

El marco regulatorio impuesto por la Ley 26.682 en mayo de 2011, por su parte, impide el libre incremento de las cuotas de los asociados, obliga a las empresas a cubrir el Programa Médico Obligatorio (PMO) y a brindar prestaciones básicas para personas con discapacidad y cobertura a patologías preexistentes. En julio de 2013, además, fue reglamentada la Ley Nº 26.862 de Acceso integral a los procedimientos y técnicas médico-asistenciales de reproducción asistida, que obliga a las a realizar procedimientos, sumamente onerosos en muchos casos, sin especificar de qué manera las organizaciones sanitarias van a financiarlos.

En el plano judicial, el monto total de dinero gastado en juicios durante 2012 llegó a unos 3.700 millones de pesos. Los costos generados por temas jurídicos vienen aumentando y solo en dos años pasaron del 2 al 4% del gasto total en salud del país, lo que significa un aumento del 100% entre 2010 y 2012.[2] Hasta hace algunos años, los demandados eran los médicos que habían realizado  las supuestamente “malas prácticas”. Ahora, las demandas alcanzan a técnicos, enfermeras, jefes de servicio y a las propias clínicas, obras sociales y entidades de medicina prepaga. equilibrio

La recesión constituye un factor adicional que, si bien no incide en los costos, influye en los ingresos. En los periodos de recesión, en el país se producen despidos, a veces masivos, y el cierre de numerosas fuentes de trabajo. En las empresas de salud, por lo tanto, disminuyen las expectativas de captar nuevos clientes, tanto individuales como corporativos, y aumenta el riesgo de perder clientes, a pesar de las estrategias de fidelización que sean implementadas.

El conjunto de todos estos factores, entre otros, y como era previsible, produjo una caída estrepitosa de la rentabilidad de las empresas de salud, lo que puede llevar al borde del precipicio a empresas con menor respaldo financiero y poner en jaque aun a las más grandes. En este contexto  es que nos preguntamos acerca de las acciones que pueden tomar para pasar la crisis e, inclusive, avanzar.

Elecciones del Líder

El desafío que enfrentan los líderes de las empresas de salud, sin ninguna duda, es enorme. El escenario es complejo, tormentoso, y pueden quedar atrapados casi sin percibirlo en el día a día, con una perspectiva estrecha y limitada, sintiendo la presión de las urgencias y la impotencia que generan los límites del contexto y la carencia de opciones.

Espacio para la acción efectiva existe SIEMPRE.  Para expandir el abanico de posibilidades de acción, en primer lugar, es preciso “parar la pelota”, tomar la distancia suficiente de las cuestiones cotidianas como para ver un panorama más amplio y elegir en forma consciente dónde el líder va a poner su foco, su energía, su máxima atención.

Víctor Frankl, médico psiquiatra que estuvo prisionero en un campo de concentración durante la segunda guerra, dice que entre las circunstancias que nos tocan atravesar y la respuesta que damos hay un espacio en el que habita nuestra libertad interior para elegir esa respuesta.[3]  La pretensión de cambiar las circunstancias, de poner el foco en el “afuera”, en lo que no depende de nosotros, produce un fenomenal desgaste y la sensación de impotencia de estar luchando contra molinos de viento.

libertad

El primer paso que el líder puede tomar, por lo tanto, es poner su foco, su principal atención y su energía en lo que sí puede modificar, en las cosas que dependen de él. Esto puede parecer sencillo pero no lo es, y puede ser muy difícil cuando el líder siente que, respecto de las circunstancias que atraviesa, lo asisten la razón, la lógica y la justicia.

La segunda cuestión que el líder puede evaluar es la inercia. Es decir, su manera changeshabitual de hacer las cosas, y  la manera habitual de hacer las cosas en la empresa. Tanto a nivel personal como organizacional, en lo que venimos haciendo, en nuestros hábitos y costumbres, en nuestra manera de actuar, hay muchas cosas sumamente positivas que nos trajeron hasta el punto en el que estamos y que está bueno conservar. Sin embargo,  debemos saber que algunas conductas y respuestas pueden haber sido  útiles y funcionales en el pasado, pero ahora han perdido su vigencia.

Y el desafío para el líder en esta cuestión es identificar y diferenciar cuáles son las conductas y respuestas que han quedado obsoletas y que es necesario cambiar de raíz y cuáles son aquellas que, con algunas modificaciones tal vez más sutiles, ofrecen espacios para mejorar.  Una vez más, esto no es para nada sencillo porque muchas veces se trata de cambiar acciones que en reiteradas ocasiones han dado buenos resultados en el pasado y, además, porque “nuestra forma de hacer las cosas” se encuentra escondida en las conversaciones que mantienen todas las personas que integran la empresa, en todos los niveles y jerarquías, en las relaciones interpersonales, y en los vínculos dentro de los equipos de trabajo. Es decir, son acciones enraizadas en la propia cultura de cada organización.

surfear

De acuerdo con estos retos y desafíos, las habilidades que los líderes en las empresas de salud deben fortalecer y desarrollar al máximo para surfear la crisis e inclusive avanzar son sus habilidades blandas.  Sin ninguna duda, su capacidad para dirigir su atención, su estilo pensamiento, sistémico, estratégico y creativo, su nivel de coherencia entre lo que piensa, dice y hace, su forma de “escuchar” activamente a la empresa y de capitalizar esa escucha, su manera de comunicar en forma efectiva y estratégica, de establecer relaciones interpersonales sólidas basadas en la confianza, su nivel de empatía con las personas y su inteligencia emocional, constituyen herramientas imprescindibles que, con toda seguridad, marcarán la diferencia.


Referencias

[1]Global Health Care Benefits Costs Stabilize, but Larger Hikes Loom, Towers Watson Survey Finds – Disponible en: http://www.towerswatson.com/en/Press/2014/05/global-health-care-benefits-costs-stabilize-but-larger-hikes-loom-towers-watson-survey-finds

[2] Crecen las demandas por mala praxis y se hacen más costosas para el sistema. Diario Perfil 13/10/2013. Disponible en: http://www.perfil.com/ciencia/Crecen-las-demandas-por-mala-praxis–y-se-hacen-mas-costosas-para-el-sistema–20131013-0065.html

[3] Víctor Frankl – El Hombre en busca de sentido. Ed. Herder -12ª edición – 1991 –p.70


 

Please follow and like us:

Una respuesta a “Empresas de Medicina en Argentina: ¿Qué pueden hacer sus líderes para surfear la crisis y avanzar?”

  1. DOCTORA pero asi con mayuscula, por enseñar abrir la mente, y todos nuestros sentidos,por la de hacernos comprender muchas cosas que las pasamos por alto porque las mismas son muy importantes. Estimada DOC. le pido por favor que nos regale minutos de su tiempo , para los que somos ignorantes descifrar informaciones que parecen sin importancia y sin embargo nos van inculcando acciones y actos que debemos descartar.DESDE YA MUCHAS GRACIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *